La joven que se perdió en sus sueños

Supongo que no hay mucho que decir. No soy muy diferente a ti.

Respiro, como, bebo.
Río, lloro, sonrío.
Dibujo, escribo, leo.
Pero, ante todo, sueño.

No intentes evitar que mis sueños se rompan. Se rompen y se romperán. Siempre lo hacen.
Simplemente déjame a mí.
Me tomaré un tiempo y, cuando esté recuperada,
cogeré la cinta aislante de la ilusión y volveré a reparar mis sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada